viernes, 15 de marzo de 2013

En algún lugar, ninguna parte: Proyectos no ejecutados de Le Corbusier .


El tiempo no pasa en balde. Desde la última vez que tuve la oportunidad de compartir ideas e información en este blog me ha dado tiempo a dar la vuelta al mundo, literalmente.

En el preciso momento en que se estaba celebrando la feria de arte contemporáneo ARCO, me encontraba impartiendo una conferencia sobre nuevos sistemas de impresión digital en el Te Papa, el museo nacional de Nueva Zelanda.

Por esta razón, me fue imposible hacerme eco del impacto que ha supuesto la exhibición de la obra de Dionisio Gonzalez “En algún lugar, ninguna parte: Proyectos no ejecutados de Le Corbusier ”. Presentada por la galería IvoryPress en el espacio creado en ARCO denominado Solo Objects y producido en los laboratorios de Clorofila Digital.





En el arte del siglo XXI el cruce de caminos entre tendencias, técnicas, estilos y disciplinas es una constante que se ve expresada en la creatividad de los artistas contemporáneos.

Según nuestra experiencia este hecho ha sido posible por la conjunción de varios aspectos. Por una parte, el advenimiento de la era digital y las posibilidades de los nuevos sistemas de producción de imágenes, por otra la colaboración interdisciplinar entre distintos profesionales coordinados por la acción creativa de los artistas. Y por último, la búsqueda intuitiva de caminos cruzados para la creación, a través de lo que podemos llamar globalización del arte y el intercambio de influencias creativas.

Esa búsqueda de nuevos horizontes se ve claramente en la obra que se presentó en ARCO y que podrá verse ampliada con otras creaciones nuevas en el mes de mayo en la galería Ivory Press. 





Esta utopía circular de la construcción y la destrucción de lo no nato se ve materializada en juego artístico que se mueve entre la creación plástica y la instalación. Las proyectos arquitectónicos, una vez plasmados en la bidimensionalidad de la imagen impresa, se remueven, ondulan y fragmentan hasta su disolución completa.

No queda nada.

En el principio tampoco había nada.



Desde una idea sin materia, esta obra recorre el ciclo creativo para mostrarnos la fragilidad de las ideas en un movimiento estático de objetos múltiples que forman uno solo. Lleno de contrastes que se contradicen, cierra el circulo de ida y vuelta entre lo real y lo imaginario, entre la vida y la muerte.

La producción de esta obra a supuesto uno de los últimos grandes retos de Clorofila Digital como Centro de producción de arte impreso. Dar con la formula que permitiera aportar volumetría a objetos de impresión digital no ha sido fácil.



En este caso se ha combinado la impresión de tintas pigmentadas con la utilización de soportes vinílicos que aportaran flexibilidad frente a la distorsión para su adaptación a superficies altamente irregulares. Todo ello montado sobre dibond y acabado con molduras especialmente creadas para las obras.

El resultado, como poco, es impactante.